Fortalecimiento de la agenda de infraestructura


De acuerdo al Informe Global de Competitividad del Banco Mundial, México se posiciona en el lugar 51 de 137 países y en el 62 en el pilar de infraestructura (8). Con el fin de impulsar el crecimiento económico y regional del país, detonar los resultados esperados de las reformas estructurales y mejorar la competitividad del país, la administración del presidente Enrique Peña Nieto buscó establecer las bases para atraer inversión nacional y extranjera en los sectores de petróleo, electricidad, telecomunicaciones, comunicaciones y transportes, desarrollo urbano, entre otros.


Ante este panorama, el nuevo gobierno enfrentará los retos de fortalecer y promover la política de infraestructura y definir una estrategia para dar continuidad a los principales proyectos en los diversos sectores, las evoluciones legislativas y las reformas estructurales, así como detectar las áreas de oportunidad que permitan generar nuevas estrategias y proyectos tendientes a lograr desarrollo regional y beneficio social.


Es por ello que el sector privado, participante en materia de infraestructura, busca conocer la política puntual de la agenda de infraestructura del nuevo gobierno y definir una visión y planeación estratégica de corto, mediano y largo plazo de manera integrada para definir objetivos, acciones, tiempos y recursos presupuestales, mediante el apoyo político de la nueva administración y la coordinación a nivel federal, estatal y municipal.


Las perspectivas presentadas por el sector privado se centran en la creación de mecanismos que permitan dar continuidad a los proyectos importantes para el desarrollo del país y, hacia futuro, mejorar la planeación, diseño, procura, gestión y ejecución de proyectos del sector.


(8) Banco Mundial (2017), The Global Competitiveness Report 2017–2018.

Planeación estratégica a largo plazo

Para lograr detonar el desarrollo de las regiones como lo plantea el Proyecto de Nación 2018 – 2024 presentado por el nuevo gobierno en noviembre de 2017, será necesario contar con una planeación estratégica a corto, mediano y largo plazo bajo una visión transversal involucrando a diversos sectores, instituciones, órdenes de gobierno y políticas en materia de infraestructura.


El enfoque de planeación del nuevo gobierno debe considerar una planificación estratégica a largo plazo (entre 12 y 30 años) que integre un portafolio realista de proyectos y que permita medir su impacto y realizar ajustes periódicamente con el objetivo de alcanzar las metas establecidas.


Esto debería incluir tableros de indicadores de impacto en el desarrollo de regiones, en industrias locales, en el crecimiento urbano sustentable, en el crecimiento de la actividad económica de cada región del país, etc.


Asimismo, sería relevante considerar para este plan, en conjunto con los principales actores y asociaciones del sector como la Cámara Mexicana de la Industria de la Construcción (CMIC), esfuerzos previos e innovadores tendientes a establecer estrategias o programas de desarrollo sustentable de infraestructura de largo plazo, así como, la determinación de los componentes, necesidades, contrapartidas y los criterios de priorización con el objetivo de facilitar la ejecución del plan (9).


(9) OCDE (2016), Hacia Infraestructuras Exitosas – Diez retos clave para la gobernanza y opciones de política.

Es clave que la nueva administración plantee acciones, estrategias y políticas que garanticen la continuidad de los planes sin importar los cambios de gobierno en el país, con el objetivo de dar certidumbre jurídica y operativa a las inversiones para que éstas puedan eventualmente resultar en beneficios tangibles para la población.

Evaluación rigurosa de proyectos

Los proyectos de infraestructura por lo general tienen un impacto a largo plazo e implican esquemas de inversión complejos, por lo que la evaluación de los proyectos debe realizarse de manera rigurosa y oportuna para dar visibilidad a los inversionistas y poder estructurar esquemas de financiamiento y planeación mucho más alienados a las necesidades del proyecto.


Como parte de las iniciativas para el nuevo gobierno, el sector privado busca fortalecer la evaluación de la rentabilidad de aquellos proyectos con financiamiento público a través de un organismo autónomo que institucionalice y concentre la agenda de infraestructura del país con el objetivo de mejorar la rentabilidad social y financiera de los proyectos propuestos por el gobierno.

Esto para dar certeza en el largo plazo a las inversiones realizadas en todos los sectores, incluyendo energía, hidráulico, salud, comunicaciones y transportes en general,

entre otros con el con el objetivo de operar una estrategia de largo plazo que detone las actividades económicas y el beneficio social en de todas las regiones del país.


Por otra parte, los actores del sector privado consideran necesaria la evaluación de proyectos ejecutados durante los últimos años, como lo son la red de carreteras y de transporte de pasajeros, con la finalidad de maximizar su impacto y crecimiento.

Creación de Comisiones

La existencia de Comisiones conformadas por el sector público (incluyendo todas las órdenes de gobierno) y el privado ayuda a realizar una planeación más efectiva, debido a que se toman en cuenta las perspectiva de los principales actores del sector. Sin embargo, en México aún no se cuenta con una Comisión que facilite una planeación integrada con visión a corto, mediano y largo plazo.


Estas Comisiones son organismos independientes con facultades para planear y evaluar proyectos de infraestructura y tienen como objetivos maximizar el valor social, incrementar la certeza tanto a la sociedad como a los inversionistas, aumentar la trasparencia, entre otros.


Como parte de los esfuerzos del sector privado, la CMIC, en coordinación con los actores del sector, ha propuesto la creación de un Consejo Nacional de Infraestructura que cuente con un Instituto de Planeación de Infraestructura Autónomo para atraer mayor inversión nacional y extranjera, dando certidumbre a los inversionistas mediante un plan con resultados a largo plazo (10).


La planeación no es solamente una tarea del gobierno, los actores privados y la sociedad juegan un rol crítico para asegurar que las medidas y acciones que se implementen permanezcan en el largo plazo y busquen su rentabilidad. Estas medidas pueden favorecerse mediante marcos regulatorios que establezcan reglas claras tanto para la planeación como la evaluación de proyectos.


(10) CMIC (2018), Posicionamiento Cámara Mexicana de la Industria de la Construcción, http://www.cmic.org/posicionamiento-cmic/, [consultado el 18 de julio de 2018].

Programa Nacional de Infraestructura 2014-2018

Otros: Inmobiliario y Turismo, Telecomunicaciones e Industria

Fuente: Proyectos México, 2018

Otros: Inmobiliario y Turismo y Telecomunicaciones

Fuente: Proyectos México, 2018