Entorno Macroeconómico


Durante 2017, México logró un crecimiento del 2.4% (20), mismo que se ha mantenido estable en lo que va del año 2018. Para el cierre de 2019, el Fondo Monetario Internacional (FMI) estima un crecimiento de hasta el 2.7% (21). Es por ello que el nuevo gobierno debe ser capaz de generar las condiciones necesarias para detonar el crecimiento y generar el impulso a actividades económicas de alto valor agregado en las cadenas de valor de las diferentes industrias y lograr un crecimiento por encima de este 2.7%.


Debido a la fortaleza de las reformas estructurales, la estabilidad económica del país y los esfuerzos para detonar crecimiento e incrementar la inversión en México, durante el primer trimestre de 2018 se registró una Inversión Extranjera Directa (IED) de USD $9.5 millones. Esto significó un incremento del 19.6% con respecto al mismo periodo de 2017. Del total de la inversión, el 7% se destinó al sector de construcción (22).

(20) OCDE (2018), http://www.oecd.org/mexico/global-and-mexico-economic-outlook-2018.htm, [consultado el 27 de julio de 2018].

(21) FMI (2018), Actualización de las perspectivas de la economía mundial, https://blog-dialogoafondo.imf.org/?p=9634, [consultado del 19 de julio de 2018].

(22) SE (2018), https://www.gob.mx/se/prensa/de-enero-a-marzo-de-2018-mexico-registro-9-502-4-millones-de-dolares-de-inversion-extranjera-directa, [consultado el 18 de julio de 2018].

De acuerdo al Banco de México (Banxico), se espera que el crecimiento del país continué estable en lo que resta de 2018 y para 2019 como resultado de una moderada reactivación de la inversión privada y el gasto en algunos proyectos de infraestructura pública. Esto llevará a mantener el marco macroeconómico sólido, con finanzas públicas sostenibles y políticas que incentiven la inversión y el crecimiento (23).

En cuanto a la política monetaria del país, Banxico ha hecho notables esfuerzos por reducir la inflación de 6.7% a 4.4% entre diciembre de 2017 y mayo de 2018. Asimismo, se observó un incremento en la tasa de interés a un 7.5% como resultado de la restricción de condiciones monetaria en la economía de Estados Unidos (24).


(23) Banco de México (2018), Informe trimestral, enero-marzo 2018.

(24) Ibídem.

Por otra parte, en 2018 se ha observado una apreciación y una reducción en la volatilidad de la cotización del peso mexicano frente al dólar como consecuencia de la política monetaria implementada por Banxico, la percepción de una mejoría sobre las renegociaciones del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN) y el proceso electoral (25).


En lo relativo al TLCAN, es importante que se puedan mantener las renegociaciones, de tal forma que los resultados signifiquen mejoras en las condiciones comerciales, económicas y financieras del país con el fin de que continúen los beneficios de la apertura comercial. De igual forma, se espera que las renegociaciones del tratado le permitan a México reactivar la inversión, la demanda y el comercio en general.


El gobierno del presidente electo debe propiciar las condiciones para lograr desarrollo económico y regional en el país, dando continuidad al impulso de las reformas estructurales con el objetivo de incentivar la inversión y aumentar la participación de actores nacionales y extranjeros.


(25) Ibídem.

Por otra parte, en 2018 se ha observado una apreciación y una reducción en la volatilidad de la cotización del peso mexicano frente al dólar como consecuencia de la política monetaria implementada por Banxico, la percepción de una mejoría sobre las renegociaciones del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN) y el proceso electoral (25).


En lo relativo al TLCAN, es importante que se puedan mantener las renegociaciones, de tal forma que los resultados signifiquen mejoras en las condiciones comerciales, económicas y financieras del país con el fin de que continúen los beneficios de la apertura comercial. De igual forma, se espera que las renegociaciones del tratado le permitan a México reactivar la inversión, la demanda y el comercio en general.


El gobierno del Presidente Electo debe propiciar las condiciones para lograr desarrollo económico y regional en el país, dando continuidad al impulso de las reformas estructurales con el objetivo de incentivar la inversión y aumentar la participación de actores nacionales y extranjeros.


(25) Ibídem.